domingo, 24 de abril de 2011

Y otra vez: LA TIERRA DE LAS CUEVAS PINTADAS

          Acabo de terminar la última entrega de Jean M. Auel.
          Al final sí me ha gustado, pero ha habido ratos en los que me ha resultado un poco tedioso.
         El libro tiene tres partes. En la primera la hija de Jondarlar y Ayla tiene meses. Comienza el adiestramiento de Ayla para ser Zelandoni. Entre las muchas cosas que debe hacer, tiene que visitar cuevas y emplazamientos sagrados. Se hace un tanto repetitivo tanta cueva y tanta pintura en la pared.
         En la segunda parte han pasado cuatro años. Están realizando más visitas a cuevas sagradas, lo que llaman la "gira de la donier"... Me parece que se alarga mucho en algunas cosas, pero a Ayla se la ve ajena a la historia.
          Y luego Kimeran, un jefe de una caverna se queda con el grupo de su compañera... y no se vuelve a saber nada de ellos... En fin. Pues un poco raro. Interesante el final de la historia con los forajidos que atacan a Ayla, pero un tanto insulso como termina esta parte.
          Tercera parte. Han pasado dos años más. Ayla sigue adiestrándose para ser Zelandoni. Parece ser que no tiene mucho tiempo para Jondalar pues tiene que pasar noches en vela viendo los astros, o abstenerse de tener relaciones sexuales con su pareja.
          Todos se van a la reunión de verano, pero Ayla no. Y entonces "siente la llamada", pero estaba embarazada y aborta. Y cuando va a la reunión de verano sin comerlo ni beberlo ve a Jondalar retozando con Marona (y por lo visto llevaban ya tiempo juntos) y de nuevo el lío.
Ruta desde el emplazamiento de la Novena Caverna (Laugerie-Haute) hasta la reunión de verano (Lascaux), unos 30 km. Tardaban varios días a paso ligero en hacerlos. Con los caballos con un día era suficiente.
          Aparecen personajes de los mamutoi, otros zelandonii desaparecen y no se vuelve a saber de ellos o se sabe muy por encima... en fin, que en 100 páginas resuelve el libro. Muy flojito para mi gusto. Es una pena que después de tanto esperar no sea lo que se había pensado. A lo mejor precisamente por eso.
          Bueno, sí me ha gustado, pero cuando comienza la acción y no tanta descripción de grutas del pasado.
          Sí que me ha gustado ver en un mapa actual los recorridos de los Zelandonii.
Pont d'arc
Caballos en la Cueva de Chauvet

Ruta desde el emplazamiento de la Novena Caverna hasta la cueva de Chauvet (emplazamiento sagrado más antiguo)