domingo, 1 de mayo de 2011

¡INDIGNAOS!

          Este librito de Stépahne Hessel, se lee en un rato, pero deja mucho tiempo al pensamiento dando vueltas.
          ¿Qué enseñanzas podemos sacar de aquí?
          Creo que, sobre todo, nos dice que debe seguir habiendo un resquicio para la indignación y que con ella puede llegar el cambio. No podemos quedarnos indiferentes ante lo que está sucediendo, ante la falta de compromiso, ante la indiferencia de la juventud, ante la apatía de los mayores.
           Por eso hoy, primero de mayo, Día del Trabajo, creo que nos tenemos que indignar todos y comenzar a decir de una vez por todas ¡NO!. ACTUEMOS.
           O como dice el lema de las manifestaciones de hoy: "Empleo con derecho. Contra los recortes sociales".
          A ver si en la segunda década del siglo XXI hay un movimiento hacia la esperanza.

1 comentario:

Teresa Gómez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Concha. No nos podemos quedar con los brazos cruzados ante este ataque a nuestros derechos. Creo que el día 22 de mayo todos los ciudadanos tenemos algo que decir...