domingo, 19 de junio de 2011

EL SONIDO DE LOS COLORES

          "El sonido de los colores". Autor: Nuevamente he escogido a Jimmy Liao, y el libro lo he sacado de la biblioteca del colegio Alba Plata. La editorial que lo publica es Barbara Fiore Editora.
Pincha en la imagen para ver algunas partes del cuento
           Me gustó mucho el otro que leí "Esconderse en un lugar del mundo", pero éste no se queda atrás. Y tengo otros más para leer de este autor.
¿Quién me recitará un poema junto a la ventana al atarceder?
Quizá podamos volar libres, como pájaros
         Nuevamente llaman poderosamente la atención el colorido de las ilustraciones, y en algunas páginas hasta su textura. Y de nuevo ese texto corto, breve, pero contundente. Ya lo decía Baltasar Gracián: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno".
¿Aún tiene el mismo aspecto solitario y cansado, con un atisbo de tristeza?
¿Las formas siempre distintas de las nubes siguen resultando fascinantes?
        Me impresiona el tema recurrente: el metro, porque a mí es algo que me angustia. El bajar a una estación de metro, el olor, el viento que sopla desde dentro, los sonidos, las prisas de los viajeros... siempre, desde que era pequeña (las contadas veces en las que he tenido que cogerlo) este medio de transporte me ha producido aprensión, angustia en el estómago.
Estoy agotada. ¿Dónde está la próxima estación? ¿Es posible que haya un tren que nunca pare?
          Y ahora, al ver que una niña ciega viaja cada día... y deja sus reflexiones viajeras por escrito, algo se ha removido dentro de mí, para hacerme recordar tiempos pasados, para ponerme en situaciones nuevas, y sobre todo para dar importancia a las cosas que las tienen, ya que como dice en el libro: "todo lo que puede olvidarse carece de importancia".
Al salir del metro, la luz del sol lo inundaba todo. El sonido de las hojas al caer constituía una plácida y placentera melodía. Cuentan que, enterrada en algún sitio, hay una hoja de oro.
A menudo me adentro, sin pensar, en una ciénaga neblinosa y no sé que hacer para salir del fango.
           El libro es un canto al optimismo, a la capacidad de superación de las personas ante las dificultades. En lugar de lamentarnos por no poder ver los colores, quizá deberíamos aprender a escucharlos o a olerlos porque como dice Rainer Maria Rilke en "La ciega"
... todos los colores se traducen 
en sonidos y olores.
Y resuenan como melodías
de belleza infinita...

2 comentarios:

Teresa Gómez dijo...

¿Te ha gustado Jimmy Liao, ehhhh?. Este verano habrá todos los viernes un programa en la Ser Cáceres con recomendaciones de libros y yo participaré con este autor.

Concha dijo...

La culpa la tienes tú. Ahora tengo otros dos para leer, pero tiene que ser en finde, que los saboree.