sábado, 6 de agosto de 2016

No es una reseña

Cuánto tiempo hace que no pongo nada. Es mucho tiempo, pero a la vez es muy poco. Desde mayo. No hace ni tres meses. Pero es toda una vida. Y estoy aprendiendo a vivirla de nuevo, a reinventarme, a comenzar. A ser de nuevo, otra vez, yo misma. Después de 29 años, o de 34, según se mire, matrimonio o relación.
Esta entrada no es ninguna reseña. Es sólo para dejar constancia del tiempo que llevo sin subir mis lecturas. Del tiempo que llevo sin leer, si leer como suelo hacerlo. Sin escribir. Sin ser yo.
Estoy en este período del duelo en el que todo duele, aunque ya se vislumbra el final del túnel. Estoy en el período de descubrir verdades dolorosas que me indican todo el tiempo que perdí con la persona equivocada. Estoy aprendiendo a convivir con los engaños y con las mentiras.
Pero saldré de aquí, saldré del manipulador/depredador que me ha absorbido la esencia de mi ser durante todos estos años, y que dejándome marchar aún quiere seguir dominándome, aún me sigue amenazando, aún quiere que haga lo que él imagina que tengo que hacer. Aún sigue mandándome flechas envenenadas para que dude, para que se tambaleen mis principios.
Pero saldré de aquí, aunque le pese, aunque quisiera verme hundida y suplicando por su amor, un amor que ya hace mucho que dejé de sentir. Saldré de aquí.
YA HE SALIDO.

No hay comentarios: