sábado, 23 de julio de 2011

LA NOCHE ESTRELLADA

De Jimmy Liao

          "La noche estrellada". Cuadro de Van Gogh, maravilloso cuadro de Van Gogh que muestra lo que el pintor veía por la noche desde su ventana en el sanatorio donde estuvo recluido al final de su vida. Y sin embargo, el cuadro fue pintado de día y de memoria.
          El cuadro, que fue pintado a mediados de 1889, forma parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York y es una de sus obras más conocidas

          "La noche estrellada", álbum ilustrado, pequeña joya de hoy por hoy, uno de mis autores favoritos: Jimmy Liao. Autor de niños y de mayores, dibujante genial, y persona que arrastra grandes nostalgias y tristezas… aunque siempre queda lugar para la esperanza, posiblemente porque estuvo enfermo de leucemia y esto cambió su vida.
           Dejó de ser un publicista de éxito para volcar su corazón y sus sentimientos en sus libros… que cosa curiosa, siempre tienen de protagonista una niña y por lo que dice Guzmán Urrero en la página de la editorial, en todos sus libros dibuja conejitos. Acabo de descubrir dos (no sé si hay más) que viene en este libro, aunque no están en las ilustraciones que he encontrado del libro.
"Siempre que llovía, él no llevaba paraguas y, al verlo correr bajo la lluvia, por algún motivo, para mi sorpresa, me daba cierta envida.""Siempre se negaba a que los demás le ayudaran como si se encontrase a gusto alejado de la multitud"
         ¿Cuántas veces, cuando éramos niños, jóvenes, o incluso mayores, nos hemos refugiado en la fantasía, en la soledad, en los recuerdos de un pasado más feliz y finalmente en un amigo
          ¿Cómo encontrar las luces de las estrellas en una ciudad con una alta polución luminosa? ¿Dónde están aquellos tiempos en los que las estrellas y las luciérnagas eran las luces luminosas de nuestras noches?
 ¿Fue el tiempo pasado mejor? ¿O es mejor lo que nos queda por vivir?
           ¿Y nuestra cólera y frustración? ¿No son dragones dormidos que a veces sacamos fuera de un rugido feroz?
          Una imagen vale más que mil palabras. Pero a veces, si la imagen va acompañada de la palabra justa vale un libro entero y una filosofía de vida.
Simplemente GENIAL.

          En aquella época, el futuro remoto era algo indefinido, no sabía qué nombre dar a mis vanas ilusiones. Solía estar sola, deambulaba por calles interminables, y cuando se levantaba el viento me sentía como la hojarasca. Contemplaba el cielo estrellado, deseando saber si habría alguien en algún lugar del mundo encaminándose hacia mí. Era como la luz, que va de una estrella a otra. Luego apareciste tú. Y después nos separamos. Esperábamos la juventud, pero nos equivocamos el uno con el otro.

No hay comentarios: