domingo, 29 de enero de 2012

ARRUGAS

          Gracias a Teresa descubro un nuevo libro. Es un cómic, pero no es de risa, ni tampoco de niños… o al menos así tengo yo asociados los cómics, aunque me sigue gustando leer y releer a Tintin o Asterix y Obelix.
Para saber más, pincha aquí
          Ahora que estoy teniendo una relación cercana y dolorosa con la demencia senil, con la pérdida de memoria, con la preocupación y tristeza que conlleva… me ha encantado esta profunda novela en imágenes… en la que además de la enfermedad trata sobre el compañerismo y el valor de la amistad.
            El comentario de Teresa sobre este libro en Facebook me dio que pensar y ayer en Madrid, fuimos a la Fnac y de casualidad me encontré con el libro, que fue Premio Nacional del Cómic 2008 en nuestro país.     No me pude resistir y lo compré. Lo leí nada más llegar a casa, del tirón…, a pesar de estar muy cansada.
             Las lágrimas se agolparon en mis ojos, se hizo un nudo en mi garganta. La soledad y la tristeza de los ancianos entraron hasta mí. ¿Qué nos deparará la vida? ¿Para qué vivir –malvivir- tanto tiempo si ya no somos dueños de nuestras vidas ¿Cómo podríamos frenar este deterioro de la mente? ¿Este es el destino de la mayoría que no muere más joven?
Conoce al autor
           Me ha llegado muy hondo una frase con la que el autor, Paco Roca, explica uno de los motivos por los que escribió esta obra:
“Con risa amarga mi amigo me cuenta las idas de cabeza de su padre. Divertidas todas si no fuesen la inevitable decadencia final de una persona que siempre me infundió respeto”.
          Ojalá que la Ciencia se pudiera abrir paso en este campo, para evitar esta decadencia de la mente. ¡Qué burla del destino! ¡Qué crueldad tan grande! Superar las enfermedades, salvar todos los obstáculos… para llegar a este estado.
          Me gustaría ser más optimista… pero no puedo… Y ahora, a convencer a Carlos para ir a ver la película (Y esto sí que es ser optimista).
Puedes ver la presentación de la película aquí

1 comentario:

Teresa Gómez dijo...

Qué distintas se ven las cosas cuando nos tocan de cerca. Aún así el cómic nos da una imagen muy entrañable de las pérdidas: de los amigos, de la memoria, de la familia ... pero esperemos que nunca del amor.