domingo, 11 de noviembre de 2012

NIEBLA


         Por fin terminé mi reto de Unamuno. La verdad es que estaba conseguido, pero “Como se hace una novela” me pareció algo tan corto y tan no novela, que me daba un no sé qué, no leerme algo más de este autor.
          El libro lo tenía en e-book y también conseguí una edición muy antigua al hacer el último espulgo en la biblioteca del cole.
La sinopsis de la obra en la imagen
          Lo recordaba, pues lo había leído en 2º ó 3º de BUP dentro de las lecturas obligatorias, que a mí me venían de cine para poder leer entre semana, ya que en casa no me dejaban leer más que en vacaciones primero, y luego fueron flexibilizándose y lo dejaron para los fines de semana. Pero eso de que tuviéramos que leer obligatoriamente para el colegio, lejos de ser una obligación, para mí fue una liberación, porque cuando no tenía “lecturas obligatorias” decía en casa que sí lo eran y aprovechaba. (Que diferencia con lo que pasa ahora, los padres pidiéndoles a los hijos que lean algo más).
          Pues como digo, lo leí entonces y me dejó un poso de tristeza… que se ha vuelto a repetir ayer cuando lo terminé. Es cierto que el día lleno de nubes y nieblas invitaba a la tristeza.
Me ha gustado volver a los clásicos… A veces no leemos los libros a la edad adecuada. Y no descarto seguir con Don Miguel… creo que tengo en papel y en e-book San Manuel Bueno, Mártir… y ¿Por qué no?

6 comentarios:

Carmen dijo...

Sí, yo creo que tenemos muy injustamente olvidados a nuestros clásicos. Hace nada he leído Trafalgar, de Galdós, y ha sido toda una delicia de lectura.
Besos,

Concha dijo...

Pues mira, de Galdós sí he leído, pero nada de los Episodios Nacionales. Será cuestión de proponérselo. Un reto para 2013.

Teresa Gómez dijo...

Yo creo que siempre hay que volver a los clásicos porque además, casi nunca decepcionan. Por eso son grandes. Concha, que gracia me ha hecho que utilices el verbo espulgar (que lo admite la RAE). Nosotros en bibliotecas hablamos más de expurgar, aunque el sentido es el mismo: limpiar, revisar y en último caso, eliminar. Un beso

Concha dijo...

Resulta que puse "expulgar" y me daba error, y la corrección era espulgar, y me dije... pues será así. No pensé que era expurgar... Bueno, siempre se aprende algo.

Angelillo dijo...

Hola Concha!!! Qué capacidad de lectura... Yo también leí niebla hace muchos años. Entonces a mí sí me gustó, quizás por ese embrollo existencialista que tiene el final del libro del personaje que se rebela contra su autor. Literariamente no sé si está muy logrado, pero la idea en su momento me pareció interesante, a la altura de los existencialistas franceses... Por cierto que siempre me resulta complicado encontrarte el blog, tienes tantos...

Concha dijo...

Gracias por tus comentarios Ángel, el caso es que colaboro con el blog de la biblioteca y tengo el blog de las clases. Luego hay por ahí dos blogs que intenté hacer hace mucho, pero que no sé cómo hacerlos desaparecer...